Seleccionar página
Para casi todos los que nos gusta aprender, y disfrutamos descubriendo novedades, los congresos son momentos de “subidón” motivacional. El problema es que en muchas ocasiones pueden quedarse en solo eso, una inyección de motivación, ¡que bueno!,  por otro lado no es poco.
En ocasiones el sacrificio para asistir a un congreso, charla, curso, feria… que hacemos nosotros mismos (tiempo, dinero, cansancio metal y/o físico) o el que hace nuestra empresa, es un coste demasiado alto para que el único reporte sea el aumento pasajero de nuestra motivación. 
Para obtener un buen resultado de la asistencia a algún evento, lo más importante en primer lugar es la elección del mismo. Yo siempre intento analizar estás 5 claves para elegir un buen congreso o evento:

 

  1. Ser realmente adecuado a tu sector o interés: No dudes en solicitar información detallada de los contenidos a la organización del evento. Busca comentarios sobre ediciones anteriores. Ojea vídeos de algunas de las intervenciones (aunque la organización no los facilite en ocasiones los propios conferenciantes los suben para auto-promoción o algún asistente). Consulta entradas o comentarios en blogs del sector…
  2. Intervenciones de calidad: Infórmate sobre el/los conferenciantes, lee sus blogs, opiniones sobre ellos, LinkedIn. Vídeos en los que puedas ver su capacidad comunicativa (en ocasiones es tan o más importante que un amplio currículum o mucho renombre). Grado de innovación que pueden aportar…
  3. ¿A quién va dirigido?: No solo es importante que nos encontremos dentro del perfil de participantes que estipula el acto, sino que lo más importante es que los participantes sean el perfil/tipo con el que me interesa interactuar según mi interés estratégico.
  4. Qué elementos extra te ofrece el encuentro: ¿La organización facilita contactos?, ¿hay expositores interesantes?, ¿existen momentos concretos para networking?, ¿Los partners ofrecen confianza?
  5. Calcula el “coste de oportunidad”: Crea una lista con lo que vas a perder, invertir o a lo que vas a renunciar, y compárala con aquello que quieres o piensas que vas a ser capaz de obtener tras la reunión. Si “a priori” no te compensa, descarta tu asistencia. (siempre y cuando no seas un pesimista de altos vuelos)
Y en este último punto es donde quiero centrarme. Cómo máximizar los beneficios de la asistencia a algún evento y que no se diluyan en el tiempo. Para ello os propongo usar estas 5 sencillas ideas:
 
  1. Toma notas: no peques de exceso de memoria y anota y estructura todas aquellas ideas que surjan en el evento, tanto en las charlas como en los pasillos. Cualquier lugar y conversación es susceptible de generar buenas ideas. Además te aconsejo que intentes en ese mismo instante establecer algo como “un calendario de implantación de la idea”, o estipular el “momento en el que trabajar y concretarla” cuando vuelvas a tu dinámica habitual.
  2. Realiza un documento resumen: en muchas ocasiones lo mejor es asumir que el evento no ha acabado hasta que no “llegas a casa” y trabajas las notas tomadas, Es una buena práctica crear un documento del tipo “Ideas fuerza….”, “10 novedades en el ámbito….”, “Cómo mejorar la…..”  
  3. Planifica la incorporación de las ideas: En mi caso tengo por costumbre realizar un pequeño resumen de lo más destacado del congreso a modo de post. En otras ocasiones directamente lo que realizo es un pequeño calendario o planning de cómo y cuándo incorporar las nuevas ideas al catálogo de servicios de Marketing and Schools.
  4. Aporta valor a tu blog y a tu marca: La asistencia a un evento de este tipo, debe ser útil a nivel de marca personal, marca de tu centro educativo o tu empresa, utilizando los ideas recogidas para dar visibilidad mediante, por ejemplo, las redes sociales. 
  5. Genera contactos de interés con reuniones concertadas: No me extiendo por lo obvio, pero es importante salir con unas cuantas reuniones con aquellos expositores, personas de la organización, tuiteros interesantes o compañeros de congreso.
En definitiva es importante que el evento logre “remover” más allá de tus motivaciones, y consigas plasmar las ideas en fructíferas acciones que aumenten la calidad de tus acciones.
 
¿Qué haces tú para plasmar las ideas de un evento en tu día a día?